Artículos Relacionados

Si no puedes perdonar a alguien, lee esto

Si no puedes perdonar a alguien, lee esto

Conozco cada proverbio, cada consejo, cada opinión común acerca de esto porque intenté encontrar respuestas en una multitud de libros. Leí todas las publicaciones en los blogs dedicadas al arte de dejar ir la ira. Anoté varias frases de Buda, me las aprendí de memoria y ninguna de ellas me funcionó. Sé que la distancia entre «decidir perdonar» y la verdadera sensación de paz interior puede ser insuperable. Lo sé.

Cómo me volví egoísta y empecé a vivir

Cómo me volví egoísta y empecé a vivir

«Vivir para uno mismo» es una frase que espanta a muchos. Las consecuencias son bien conocidas: el vicio, la depravación y la degradación. Es decir, echar a perder la vida... Pero un día me di cuenta de que mi vida a menudo ya no me pertenecía. Que tenía demasiados «debo» y pocos «quiero». Mis responsabilidades aplastaban mis sueños como una lámina de piedra y yo aún le intentaba encontrar una justificación.

Cómo nos afecta llevar el nombre de un antepasado

Cómo nos afecta llevar el nombre de un antepasado

Si te llamas igual que tu padre, madre, hermano fallecido o llevas el nombre de un antepasado, quizás estés cargando con el peso de su vida sin saberlo. Pero, ¿de que se trata todo esto?, para Alejandro Jodorowsky, chileno de origen judío y reconocido escritor además de psicoterapeuta, explica sobre la carga que lleva un nombre, tema inmerso en la teoría de las constelaciones familiares.

Omeprazol: el "protector gástrico" que destruye tu salud

Omeprazol: el "protector gástrico" que destruye tu salud

Dicen que es mejor prevenir que lamentar y antes de un molesto y doloroso episodio de acidez estomacal o gastritis buscar un medicamento suele ser la primera opción. Pero, cuando se habla de ciertos antiácidos, como el omeprazol, mejor tenga cuidado.

El omeprazol no es ningún protector gástrico, sino más bien un potente inhibidor del tan necesario ácido gástrico para la digestión y neutralización de microbios.

Este antiácido puede pasar de héroe a villano en cuestión de un par de años.

El Homo Imbecilis: La Culminación de la Evolución Humana

El Homo Imbecilis: La Culminación de la Evolución Humana

Nuestro bien instalado paradigma científico nos dice que el ser humano moderno es el resultado de una larga cadena evolutiva de mamíferos y primates que –por obra y gracia de las consabidas mutaciones aleatorias– produjo un homínido supuestamente inteligente, consciente de sí mismo y capaz de dominar y modelar la naturaleza a su antojo. Pero mira por dónde, la evolución debe ser caprichosa –por decir algo– porque la especie humana es la única que no posee un único lenguaje común (más allá del lenguaje no verbal) para comunicarse con sus semejantes. ¿Extraño, no?

Páginas