"ANDA A LAVAR LOS PLATOS". Lic. Adriana Santagapita

“ANDA A LAVAR LOS PLATOS, BOLUDA!” Adriana Santagapita.
El feminismo es cosa de varones y mujeres. El machismo, también.
Seguramente estoy impregnada por la conmoción de este tiempo en el que las voces claman por la paz. Y por eso, y porque en este tramo de mi vida escucho muy clarito lo dicho, y lo que queda dicho con cada decir, dándole la importancia que merece, me resuenan algunas señales de alarma de lo lamentablemente naturalizado. Es mucho más interesante cuando queda interrogado.
Tiempos en que la concientización sobre el abuso (sexual, social, emocional, físico, psicológico) nos llama a todos los seres humanos que se precien de tal a no desoír, y a seguir multiplicando el reclamo de derechos. Así que hablo de lo que hablo pero en realidad hablo de mucho más.
Ayer escuche otra vez esta desafortunada frase, de un varón hacia una mujer. Tantas veces recibida en carne propia. Así, dicha igualita o en cualquiera de sus múltiples versiones. Y con el remate del insulto. Como si no hubiera quedado claro.
Te hablo a vos, proyecto de sujeto. Así, enojada, porque no es tiempo de sutilezas. “Anda a lavar los platos, boluda!”. Frase de aquellos varones que aún siguen necesitando “medírsela”. Y para salir victoriosos de sus dificultades respecto de lo que no cesa de no inscribirse, no importa con quien, van por la dirección de que hay que subestimar, denigrar, someter. Sea niño, homosexual, mujer, extranjero, etc. Desde tus homo-xeno o cualquier otra fobia que comanda tu vida.
“Anda a lavar los platos”… Que queres decir en tu idioma pre diluviano mediocre? No tenes idea que si se vacía del sentido peyorativo que le das, sería una fiesta. Platos que se lavan porque antes se pudieron ensuciar. Señal de un plato que se llenó de alimentos, que hubo quien los puso ahí, que hubo trabajo para que esto ocurra, que hay agua limpia y la intención de volver a empezar. Hay plato, hay alimento, hay agua. Acto necesario el de limpiar (objetos, certezas, mandatos) para volver a usar. Circulo de la vida.
PONER. USAR. VACIAR. LIMPIAR. VOLVER A EMPEZAR.
No entendiste nada, chabón. El sentido que le das a esta frase habla de tu ignorancia sobre que no hay tareas femeninas y masculinas, unas mejores que otras. Hay quehaceres. Punto. Este decir no nombra a quien lo recibe sino a vos, precario emocional. Habla de tu discapacidad respecto del lazo, del amor, del respeto al otro.
BOLUDA?. Era necesario agredir un poco más? Y sí. Porque la mujer oso tocar y saber usar un auto. Objeto peniano para los pitecantropus erectus. Esos que no saben lo divertido que es cuando hombres y mujeres pueden encontrarse en puntos comunes porque tienen claras las diferencias de un humano respecto de otro humano.
No entendes, piccolo stronzo, que no podes ordenarle a una mujer lo que tiene que hacer, por el hecho de ser mujer. Las que fuimos saliendo del encierro no te lo permitimos, y ayudamos a las que se nos crucen a usar la libertad en su pleno derecho.
“Anda a lavar los platos”. Crees que es cosa de mujeres? Que estar en casa y ocuparse amorosamente del devenir cotidiano es cuestión de falta de capacidad? Que hay tareas superiores y que son para los varones? Que manejar automóviles no está a la altura de los cerebros femeninos? Te lo digo a vos, micro humano imbécil, que esa frase te presenta a vos. Si sos capaz de decirla en ese sentido, (o de pensarla incluso) ya estás en el horno. Todo puede ser posible, podes gritar, insultar, pegar, lastimar, agredir, abusar. No hay tanta distancia como crees. Porque esta frase, “pigmeo emocional”, habla de vos y de tu posición en el mundo.
Así que me das pena. Sos uno de tantos pobres tipos que ensucian a los otros hombres. Esos que lavan platos, cocinan para llenarlos de ternura. Manejan el auto o van de copilotos. Y que entendieron que varones y mujeres somos parte del mismo universo.
“Machus soretum”, espécimen que quisiera ver en vías de extinción, te hablo desde mi conmoción que pasa de la tristeza, cala hondo y se transforma en ira que me invade cada vez que escucho lo que hiere la sensibilidad.
Te los digo a los gritos, villano violento, precario, pitecantropus, mediocre, ignorante, imbécil. Voy a lavar los platos y a manejar el auto, y hacer todo lo que tenga ganas, porque ya entendí de que soy capaz.
Vos, hace lo que puedas.

Seccion: 
loading...