Blog de Francisco de Sales

APRENDER A DESAPRENDER

APRENDER A DESAPRENDER

En mi opinión, creemos estar muy convencidos –o, por lo menos, bastante seguros- de lo que hemos utilizado hasta ahora para andar por la vida, sobre todo porque eso nos transmite una seguridad –relativa, porque no siempre es cierta-, y por eso nos resulta un poco incómodo hacer cambios.

Lo que hemos aprendido se lo debemos a nuestros padres y educadores, que nos han instruido, en el mejor de los casos, más con buena voluntad que con conocimiento.

HAZ TU PLAN DE VIDA

HAZ TU PLAN DE VIDA YA

 

 

En mi opinión, desatendemos un asunto de tantísima importancia -del que puede depender nuestra satisfacción o insatisfacción, la sensación de éxito o de fracaso-, como es el hecho de tener un Plan de Vida, o sea, qué es lo que queremos hacer y lo que vamos a hacer con nuestra vida.

 

NO LLENES TU MENTE, LLENA TU CORAZÓN

NO LLENES TU MENTE, LLENA TU CORAZÓN

 

 

En mi opinión, muchas personas nos confundimos, o no nos damos cuenta, y nos dedicamos a llenar la vida de todo… menos de vida.

 

Algunos llenan o llenamos la mente de pataletas, de rabia, de frases ajenas, de experiencias escritas por otros, de conocimientos que no comprendemos, de distracciones, de vacíos…

 

LA VIDA NO ES UNA NOVELA ROMÁNTICA

LA VIDA NO ES UNA NOVELA ROMÁNTICA

 

 

En mi opinión, bastantes de las frustraciones y desazones que padecemos se deben al incumplimiento de algunos de los proyectos que, bien consciente o inconscientemente, hicimos en algún momento.

 

A menudo nos equivocamos al proyectar el futuro, porque nuestra mente tiene menos limitaciones que la realidad, y porque no siempre ponemos coto a los excesos de la imaginación y de los sueños, y dejamos que pongan utopía en el lugar de la sensatez.

 

ALGUNOS FRACASOS SON INEVITABLES

ALGUNOS FRACASOS SON INEVITABLES

 

 

En mi opinión, el temor al “fracaso”, a la posibilidad de que pueda darse el fracaso, crea un estado emocional de inseguridad e inquietud que prácticamente condena a que sea haga realidad.

 

Esa tensión espanta a la ecuanimidad y el equilibrio de sensatez que se requiere para afrontar cualquier situación, y aún más cualquier situación que contenga la posibilidad de traer consecuencias desagradables en el caso de no resolverse bien.

 

TODOS TUVIMOS QUE SOBREVIVIR A LA INFANCIA

TODOS TUVIMOS QUE SOBREVIVIR A LA INFANCIA

 

 

En mi opinión, la infancia es el momento más delicado de la vida y posiblemente el más importante –sobre todo por lo que tiene que ver con lo que será el futuro-, pero tiene un grandísimo inconveniente: se llega a esa etapa de la vida con pocos años, con nulos conocimientos, con un cerebro casi sin desprecintar, y con la capacidad de raciocinio bajo cero. Con estos elementos tan pobres y tan nulos es difícil sobrevivir sin ser gravemente afectado.

 

NOS APEGAMOS A LO BUENO Y A LO MALO

NOS APEGAMOS A LO BUENO Y A LO MALO

 

 

En mi opinión, somos incomprensibles en muchas facetas de nuestra personalidad y nuestra vida. No dejamos de sorprendernos y asombrarnos con nuestras propias acciones o pensamientos; hacemos cosas que juramos que nunca íbamos a hacer y nos olvidamos con tremenda facilidad de aquello que prometimos que sería inolvidable.

 

MIS PADRES NO ME HACÍAN CASO

MIS PADRES NO ME HACÍAN CASO

 

 

En mi opinión, quienes hayan tenido alguna vez este pensamiento, que no es necesario que haya sido puesto en palabras porque se ha podido interpretar tan sólo como una sensación, son personas condenadas a sufrir -hasta que se den cuenta del origen de ello-, una cierta desubicación en la vida, una impresión generalizada desagradable pero sin concretar, o una desazón de origen desconocido.

 

PÁRATE

PÁRATE

 

 

En mi opinión, muchas personas estamos muy despistados en esto de saber estar en el mundo y saber existir, y llamamos vivir a consumir los días uno trás de otro de un modo rutinario, sin apreciarlos, casi como si fuese una obligación impuesta.

 

Algunos tienen el día muy ocupado, muchos deberes, muchos compromisos, muchas responsabilidades, y casi no tienen tiempo para respirar. Se agota el día y no han tenido tiempo para hacer ni una sola parada.

 

Páginas