Blog de Francisco de Sales

¿CÓMO CONTROLAR LA MENTE?

CÓMO CONTROLAR LA MENTE

 

 

En mi opinión, la tarea de conocer el funcionamiento de la propia mente es una de las labores más provechosas que uno puede emprender. Y, sin duda, y como ya habrás podido comprobar por ti mismo, muy necesaria.

 

En realidad, afinando más, no solamente es provechosa sino que es imprescindible.

 

FELICIDAD, SÍ. HIPERFELICIDAD, NO.

FELICIDAD, SÍ. HIPERFELICIDAD, NO.

 

 

En mi opinión, la aspiración a una felicidad extrema –la hiperfelicidad- nos predispone o nos condena a un sufrimiento del que va a ser difícil –o imposible- escapar.

 

Un error común en la mayoría de las personas consiste en querer que la felicidad sea el compendio de un bienestar y una satisfacción y una perfección que estén presentes en TODAS LAS ÁREAS de nuestra vida. Y eso es, en mi opinión, algo prácticamente imposible.

 

PREVER, SÍ. PREOCUPARSE, NO.

PREVER, SÍ. PREOCUPARSE, NO.

 

 

 

En mi opinión, el hecho de no escoger correctamente entre estas dos opciones que podemos tomar ante cualquier situación hace que afrontemos las cosas de un modo totalmente distinto.

 

PREVER (Pre-ver)

(Ver con anticipación. Conocer, conjeturar por algunas señales o 

indicios lo que ha de suceder. Disponer o preparar medios contra 

futuras contingencias)

 

TODOS PODEMOS HACER EL REGALO MÁS CARO DEL MUNDO

TODOS PODEMOS HACER EL REGALO MÁS CARO DEL MUNDO

 

 

En mi opinión, y en general, las personas no somos absolutamente conscientes – y digo ABSOLUTAMENTE CONSCIENTES- de la limitación del tiempo de estancia en nuestra vida y en este mundo, y pensamos en ello poco y levemente. (Hay quien cree que si no se habla de ello el tiempo no se da cuenta y no sigue restando segundos)

 

Vamos aplazando, irresponsablemente, la toma de conciencia firme de esta innegable realidad.

 

LO ÚNICO SEGURO DEL FUTURO

LO ÚNICO SEGURO DEL FUTURO

 

 

En mi opinión, y estoy convencido de que por primera y quizás única vez todos estaremos de acuerdo, sólo hay una cosa segura en el futuro y esa cosa es la muerte. Así de contundente.

 

No podemos garantizar ni una sola cosa más. Podemos suponer, elucubrar, desear, intuir, presagiar, idear, o elaborar planes, pero ninguna de esas cosas garantiza que realmente se vayan a hacer realidad.

 

DEJEMOS HUELLA

DEJEMOS HUELLA

 

 

En mi opinión, una vida en la que no dejemos huella de algún modo, en alguna parte, en alguien, será una vida a la que le falte algo. No será una vida completa.

 

Y no se trata de marcar un hito y aparecer después en los libros de Historia. No se trata de deslumbrar al mundo, porque no todos estamos capacitados para ello. No es imprescindible ocupar la portada de los informativos.

 

Pero cualquier persona, cualquiera, deja su huella en la arena mojada… si se acerca a pisar la arena.

 

ANTES QUE AMAR A DIOS

ANTES QUE AMAR A DIOS

 

“Antes de servir a los Dioses, preocúpate de servir a los hombres que te rodean, de hacerlos nobles, valerosos, honrados, justos y virtuosos; y una vez realizado lo anterior, dedícate a los Dioses.” (Confucio)

 

En mi opinión, hay que atender antes a los hombres que a Dios. Y no porque los hombres sean más importantes, sino porque quien no es capaz de llegar a amar al hombre, al Ser Humano, difícilmente será capaz de amar a Dios. Será imposible.

 

ESO QUE CREEMOS QUE ES EL LIBRE ALBEDRÍO

ESO QUE CREEMOS QUE ES EL LIBRE ALBEDRÍO

 

(Se llama Libre Albedrío a la potestad que tiene el ser humano para  obrar según considere y elija. El principio de Libre Albedrío se puede relacionar con la religión, la ética, la psicología, la ciencia y la jurisprudencia, pero en este artículo me referiré exclusivamente a él en relación con el alma y el destino, así que si no crees en el alma o en el destino te puedes ahorrar la lectura del artículo).

 

 

SOLUCIONA TU PASADO

SOLUCIONA TU PASADO

 

 

En mi opinión, a pesar de que ya hemos escuchado en mil ocasiones eso del AQUÍ Y AHORA, y de habernos comprometido en las mismas mil ocasiones a llevarlo a rajatabla y no apartarnos de ese compromiso, y a pesar de ser totalmente conocedores de lo que tomar consciencia de ello implica, y a pesar de creer que lo comprendemos, y que va a ser el faro de nuestra  vida… una y otra vez lo olvidamos en cuanto pasa la efervescencia del momento de lucidez.

 

Páginas