FACILITARNOS A NOSOTROS MISMOS LAS COSAS

FACILITARNOS A NOSOTROS MISMOS LAS COSAS

 

 

En mi opinión, una buena vida debería consistir en ser todo lo felices que podamos y en facilitarnos a nosotros mismos las cosas.

 

Desafortunadamente, en demasiadas ocasiones no estamos pendientes de esa noble y hermosa tarea de hacernos felices –la descuidamos, lamentablemente- y no nos ponemos fácil la vida sino que nos convertimos en auto-inquisidores, somos demasiado auto-exigentes, no nos tratamos bien, y ponemos demasiada tragedia en nuestras vidas.

 

Las mismas vidas en las que podríamos poner amabilidad, cuidado y respeto –o sea, Amor Propio-, belleza y ternura, pero que acabamos desatendiendo y menospreciando. ¡Qué desastre!

 

En vez de facilitarnos las cosas y adornar nuestra vida con maravillas y delicias, con sonrisas y amor, ponemos seriedad o tristeza, rigurosidad y caras largas, exigencia y drama. Así que convertimos esto e vivir en un tratar de pasar por nuestra vida del modo en que nos agreda menos, nos conformamos con que las heridas no sean muy graves, la cara seria se va convirtiendo en la única cara, y siempre encontramos algo por lo que preocuparnos.

 

La inquietud –muchas veces indefinida y sin motivo- se convierte en el modo de vida habitual, los remordimientos nos persiguen, las preocupaciones nos acaparan, la tensión se instala y se hace permanente…nos creamos un tipo de vida que no resulta muy satisfactorio. Si lo ponemos todo en una balanza, ésta se inclina hacia el lado de lo menos bueno.

 

Y lo cierto es que está en nuestras manos la decisión de hacer de nuestra vida una montaña de problemas –que no son problemas sino asuntos pendientes de resolver-, que se convierta en un sinvivir, un estrés continuo, o tomar la decisión de desdramatizar todo lo que nos ocurra y aceptarlo sin cargarlo de un estrés innecesario que no sólo no ayuda a mejorar sino que lo exagera aún más.

 

¿Así es como quiero vivir mi vida?

 

¿Prefiero otro modo de afrontar las cosas y la vida?

 

¿Y si hago ya –por fin- los cambios que deseo y me tomo las cosas de otro modo?

loading...

 

¿Por qué, o para qué, seguir aplazando lo que debiera ser inaplazable?

 

¿Y si tomo ya las riendas de mi vida y lo hago todo mucho más fácil y agradable? (“Para luego es tarde”, se dice)

 

Contesta a estas preguntas y añade todas las que se te ocurran. Respóndelas. Respóndete. Y hazte caso. Y haz cambios.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

 

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:

http://buscandome.es/index.php?page=59

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

 

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

 

 

Seccion: 
loading...