El tamaño del pene: mitos y verdades

El tamaño del pene: mitos y verdades

Cada vez son más los varones que recurren al médico preocupados por el tamaño de su pene, a pesar de que el 44% de los que acuden tiene un pene normal e incluso superior a la media. Son personas que suelen tener problemas de autoestima y alteraciones en su comportamiento social y sexual.

La preocupación por el tamaño del pene comienza a edades cada vez más tempranas, por lo general el 20% de los jóvenes de entre 12 y 17 años están acomplejados y obsesionados por el tamaño de sus atributos, llegando a sufrir depresiones y problemas sexuales y de autoestima.

Esta preocupación se debe básicamente a la influencia equivocada que ejerce la cultura. En la mayoría de las sociedades machistas y/o patriarcales, el pene tiene relevancia como símbolo sexual, además de erróneas connotaciones de dominación y poder.

Tradicionalmente, el pene o falo, ha sido motivo de culto, representando la fertilidad y el placer masculino. En Oriente, incluso, el culto fálico aún se practica en nuestros días: los hinduistas, por ejemplo, representan a Siva, su gran dios, con la figura de un enorme falo.
Esta excesiva preocupación no deja de sorprender a los expertos, ya que incluso con un micropene (de 7 cm), se puede otorgar placer sexual perfectamente, ya que los cinco primeros centímetros de la vagina son los más sensibles y éstos se pueden estimular incluso con un dedo. De hecho, existen técnicas de penetración sin erección y que resultan muy placenteras para la mujer.

Otro tema que hay que tener en cuenta es lo relativo a la circunferencia o ancho del miembro.

Muchas mujeres se han quejado de hombres que tienen un miembro muy largo, ya que con una penetración vigorosa puede provocar dolor al golpear sus entrañas.

En general, se ha encontrado que las mujeres prefieren un pene mas bien grueso que largo, ya que estira las paredes de su vagina provocando mayor contacto y placer durante el coito.

loading...

Pero a la hora de tener relaciones, el tamaño del pene no es lo que cuenta, sino la capacidad o habilidad de usarlo. Tal vez un hombre con un gran pene no proporcione tanto placer a su pareja como uno de pene de menor tamaño, pero mejor manejado.

Además, es importante la dureza del miembro. No es lo mismo un gran pene con erección floja que un pene de menor tamaño y gran dureza.

Los penes grandes  pueden presentar incompatibilidades con vaginas pequeñas que dificultan la penetración, adenas de que suelen tener más problemas de impotencia y de erección. De hecho, existen miembros que necesitan movilizar hasta medio litro de sangre a la zona genital para ponerse a punto, lo que puede ocasionar mareos y en, casos extremos, pérdidas de conocimiento.

La realidad es que los hombres le dan mucha más importancia al tamaño de su pene que las propias mujeres y se olvidan de cosas mucho más relevantes como: la seguridad en uno mismo, la complicidad con la pareja, la imaginación en la cama, saber disfrutar del propio cuerpo y el de su pareja…etc.

Para que una mujer esté satisfecha en la cama, el tamaño no es un impedimento. Para tener una vida sexual satisfactoria los centímetros de menos no son excusas, siempre existen los besos, las caricias, la lengua, las manos e incluso los juguetes. 

 

Articulo Relacionado:
Los Tipos de Penes y sus Características
loading...
Seccion: 
loading...