NO SIEMPRE TODO DEPENDE DE TI

NO SIEMPRE TODO DEPENDE DE TI

 

 

En mi opinión, esta frase explica qué es esto de vivir, ya que expresa una norma existente que no siempre nos apetece acatar.

 

La norma es que no siempre todo depende de uno.

 

Por mucho que moleste que sea así, por mucho que uno se empeñe en querer tenerlo todo a su gusto, por mucho que uno crea tener todo atado y bien atado, al final siempre puede haber algo externo que interfiera y estropee nuestras previsiones.

 

En casos más elevados de percepción, o de fe, o de imaginación, uno puede llegar a creer o comprender que todo lo que pasa forma parte de un Plan Divino, un Plan de Desarrollo Integral del alma a lo largo de varias encarnaciones, del karma, y que lo que nos pase –sea lo que sea- es por nuestro bien. Hay cosas que dependen de nosotros y cosas que dependen de los otros o de Lo Superior. Las nuestras las podemos controlar más o menos. Las otras, no. De ningún modo.

 

Por más que nos empeñemos… no.

 

Conviene responsabilizarse de la vida y de las cosas de la propia vida, hacer con ellas lo mejor que se pueda, poner empeño y esfuerzo, pero se debe contar con la posibilidad real de que al final no salga según lo previsto y tener decidido que eso es algo que no nos ha de frustrar.

 

Existe la posibilidad de que algo salga bien y la de que salga mal o no salga. Mientras más porcentaje tengamos de lo primero, mejor. Pero hay que contar con lo imprevisto, lo impensado, los contratiempos, los otros… o el destino. En cualquier caso, lo interesante siempre es tener una buena tolerancia a la frustración para impedir que eso nos afecte con su daño y dolor.

 

Conviene no dar poder a las cosas externas que pueden amargar nuestra relación con nosotros mismos. Ni la vida ni el mundo nos pertenecen. Nosotros les pertenecemos a ellos. Hay cosas contra las que no nos podemos revelar y sólo tenemos la opción de acatar y es mejor hacerlo sin rabia ni sensación de derrota.

 

loading...

Casi nada está bajo nuestro control y eso nos cuesta aceptarlo. Y a pesar de ser así, nos exigimos el acierto y la perfección, queremos siempre que todo sea según nuestros deseos. Hay que entender con claridad que cuando algo no depende de nosotros… ¡¡pues no depende de nosotros!!

 

Decidir sí podemos. Que se cumplan nuestras decisiones no siempre depende de nosotros.

 

Te sugiero que no te responsabilices y que no te penalices por las cosas que no dependen de ti.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

 

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:

http://buscandome.es/index.php?page=59

 

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

 

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

 

Seccion: 
loading...