POR FAVOR, GRACIAS, HOLA, ADIÓS

POR FAVOR, GRACIAS, HOLA, ADIÓS

 

En mi opinión, algunas personas son tan místicas, tan espirituales, están tan cerca del Cielo y de la Verdad Absoluta, y están tan iluminados… que se olvidan de estar en la tierra.

 

Se van lejos con la mente y vuelan en viajes astrales, se elevan un palmo del suelo cuando meditan, conocen personalmente a los Arcángeles y les hablan de tú, pero… es como si tuvieran dos personalidades, y lo que aprenden en la más elevada luego no lo aplican en la terrenal.

 

No todas, por supuesto, pero veo a muchas personas que dicen -o creen- evolucionar en el terreno espiritual pero luego eso no se ve reflejado en sus actitudes y forma de ser.

 

Antes de tratar de comprender lo ajeno, lo hermético, lo misterioso, es mejor que nos comprendamos a nosotros mismos.

 

Antes de tratar con Dioses es mejor que aprendamos a tratar con humanos.

 

¿Eres de esas personas que saludan cuando se encuentran con otro?

¿Dices siempre buenos días/tardes/noches?

¿Dices hola al llegar y adiós cuando te marchas?

¿Pides por favor y das las gracias?

 

Con gestos tan sencillos como estos empezamos a relacionarnos mejor. El otro siempre es un Ser Humano –no es un albañil, una cajera, un camarero-, como nosotros también lo somos. Esto no es un descubrimiento, pero a veces se nos olvidan las cosas más elementales y tiene que venir algo o alguien a recordarlo.

 

Y es una lástima que no promovamos las buenas relaciones. No sólo la buena educación, sino la compasión.

 

Uno puede y debe ser:

 

SENSIBLE (capaz de experimentar sensaciones, capaz de apreciar algo o reaccionar emocionalmente ante ello)

AFABLE (agradable, dulce, suave en la conversación y el trato)

EMPÁTICO (capaz de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos)

AMABLE (complaciente, afectuoso)

HUMANO (comprensivo, sensible a los infortunios ajenos)

TENER RESPETO (miramiento, consideración, deferencia)

loading...

 

Tenemos una infinitud de cosas que podemos ofrecer y aportar a los otros en nuestro trato con ellos, en la convivencia con las personas a las que queremos –incluso con los desconocidos, por supuesto-, y no se trata sólo de educación –que de por sí es interesante- sino de humanidad. Somos Humanos y no siempre ejercemos como tales.

 

A partir de algo tan “sencillo” como lo expuesto, todos y cada uno de nosotros podemos colaborar en hacer un mundo mejor, más amable, que promueva la sonrisa y la buena convivencia, relajado de tensiones innecesarias, en el que estemos más en contacto con nuestro corazón y con el resto de corazones.

 

Y se puede. A los grandes cambios se llega sumando los pequeños cambios.

 

Sé parte de ese cambio necesario.

 

Creo que te conviene volver al principio y leerlo de nuevo.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

 

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:

http://buscandome.es/index.php?page=59

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

 

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

 

 

 

 

 

 

Seccion: 
loading...