Reflexiones

TAMBIÉN SOMOS LO QUE NO HEMOS SIDO

TAMBIÉN SOMOS LO QUE NO HEMOS SIDO

 

 

En mi opinión, y en contra de lo que opinan algunas personas al decir que cada ser humano es la suma de todas sus experiencias vitales, yo opino –en este momento en que escribo- que uno también es la suma de sus pensamientos, emociones, sentimientos, frustraciones, miedos, de lo que no hizo pero pensó hacerlo, y hasta de lo que no ha llegado a ser.

 

ME GUSTA QUE ME SONRÍAN

ME GUSTA QUE ME SONRÍAN

 

 

En mi opinión, ya desde que nacemos nos atrae y nos fascina que nos sonrían.

 

Que alguien nos ofrezca una sonrisa lo interpretamos como una muestra de amor o cariño, y siempre de confianza, porque nos hace creer que esa persona es alguien en quien se puede confiar, y nos hace confiar –aunque no seamos conscientes de ello- en la humanidad y en que realmente existe eso que se denomina “Amor cósmico” o “Amor fraternal”.

 

La primera interpretación de una sonrisa es la de sentirnos bien acogidos.

 

LA SINCERIDAD ES UN ACTO HERÓICO

LA SINCERIDAD ES UN ACTO HERÓICO

 

En mi opinión, ser una persona sincera es una muestra de dignidad continua. Un objetivo a alcanzar. Un modo de andar por la vida que es digno de aplauso. Un bien escaso.

 

Cuando uno trata de ser sincero frente a los otros ya es algo muy importante, pero cuando uno trata de ser sincero consigo mismo es cuando se convierte en heroico, porque de la observación veraz de uno mismo aparecen –siempre- motivos más que suficientes como para desalentar a quien se lo proponga.

 

¿REFLEXIONAR SIRVE PARA ALGO?

¿REFLEXIONAR SIRVE PARA ALGO?

 

 

En mi opinión, el simple hecho de ponerse a reflexionar sobre un asunto, aunque no se llegue a ninguna conclusión o no se haga un descubrimiento deslumbrante, ya es productivo y aporta algo.

 

Aclaro que aunque en teoría viene a ser lo mismo pensar que reflexionar, a mí me gusta entenderlo como dos cosas distintas.

 

LA CULPABILIDAD NO NECESITA CASTIGO

LA CULPABILIDAD NO NECESITA CASTIGO

 

 

En mi opinión, la culpabilidad no necesita inevitablemente un castigo.

 

Al reconocerse uno culpable, ya está pagando su culpa.

 

En ese acto de contrición, donde la conciencia es testigo primordial y juez al mismo tiempo, uno comprende que no ha obrado del modo adecuado de acuerdo a sus normas éticas y principios, y en ese momento ya siente la culpa en su alma, y ese abatimiento silencioso, ese dolor interno, ya le hace a uno penar y pagar.

 

¿EN QUÉ PUEDO MEJORAR?

¿EN QUÉ PUEDO MEJORAR?

 

 

En mi opinión, hay preguntas que tienen una contundencia y una profundidad o importancia tal, que responderlas correctamente, y aplicar después esas respuestas a nuestra vida cotidiana, sin duda cambian el rumbo y el sentido de nuestras vidas orientándonos directamente hacia la perfección.

 

El camino hacia la perfección –aún siendo conscientes de que la perfección absoluta es prácticamente imposible- es el que nos lleva no solamente hacia adelante sino, y al mismo tiempo, hacia dentro.

 

¿CUÁNTO TIEMPO DEDICAS A AMARTE?

¿CUÁNTO TIEMPO DEDICAS A AMARTE?

 

 

En mi opinión, si no sabes responder a esta pregunta, o si la respuesta es “nada”, hay algo que va mal.

 

Hay algo sobre lo que deberías reflexionar, por si te apetece modificarlo.

 

Siempre estás tan ocupada… ¿verdad?

 

Siempre hay otra persona u otra cosa que tiene prioridad… ¿verdad?

 

¿O tal vez es que aún buscas un motivo, aunque sea solamente uno y pequeño, para amarte?

 

NO SE PUEDE CAMBIAR EL PASADO

NO SE PUEDE CAMBIAR EL PASADO

 

 

En mi opinión, somos bastante pesaditos con ese asunto en el que nos empeñamos de que nos gustaría cambiar ciertas cosas del pasado. No se puede. Hay que aceptarlo así.

 

Y no sé por qué a pesar de saberlo con tanta certeza algunos siguen empeñados en estancar su vida en el pasado, desperdiciando el presente y el futuro, aferrados a un error, una decisión equivocada, o un paso mal dado, en vez de asumir que lo pasó ya pasó.

 

¿ERES UN IRRESPONSABLE?

¿ERES UN IRRESPONSABLE?

 

En mi opinión, la mayoría de las personas somos unos irresponsables, insensatos, e inconscientes, sobre todo –y esto es muy grave- en los asuntos relacionados con nuestra propia vida.

 

Creo que solamente tenemos destellos de lucidez –que duran tan poco como los destellos- en los que tomamos consciencia de que, efectivamente, esto de ir haciéndose mayor y acercándose al momento de la muerte, imparablemente, va en serio.

 

Páginas

Artículos mas leídos

loading...