Reflexiones

EL AMOR TAMBIÉN ES UN ASUNTO DE LA CABEZA Y NO SÓLO DEL CORAZÓN

EL AMOR TAMBIÉN ES UN ASUNTO DE LA CABEZA Y NO SÓLO DEL CORAZÓN

 

 

En mi opinión, eso de mitificar el amor, de que tenga que ser un sentimiento natural e incontrolado al que hay que obedecer ciegamente, de que sea algo que nos sobrepasa y escapa a nuestro control –como si tuviese una vida propia e ingobernable-, de que haya que dejarle que cause todos los estragos que quiera –cuando quiere-, no me parece que sea correcto.

 

SON NECESARIOS EL ORDEN INTERNO Y EL ORDEN EXTERNO

SON NECESARIOS EL ORDEN INTERNO Y EL ORDEN EXTERNO

 

 

En mi opinión, el asunto del orden no se está valorando tal como lo requiere.

 

Es algo que se mira como si no tuviera nada que ver con cada uno de nosotros y que cada uno lo lleva como puede o como quiere. Y nos podemos encontrar desde el más caótico y desesperante de los desórdenes hasta el más maniático y obsesivo orden.

 

LA HONRADEZ

LA HONRADEZ

 

 

En mi opinión, la honradez ha de ser la expresión más pura y veraz de uno mismo.

 

La honradez contiene todas las cualidades del Ser Humano, y es una de las mayores aspiraciones de una persona que está en un Proceso de Desarrollo Personal.

 

Honradez es ser y sentirse fiel a sí mismo y a los propios principios, hacer que coincidan las ideas y los pensamientos con las actuaciones, ser del todo íntegro al obrar en cualquier actitud o situación, ser recto de ánimo, ser justo.

 

SER COMPLACIENTE PUEDE SER UN ERROR GRAVE

SER COMPLACIENTE PUEDE SER UN ERROR GRAVE

 

 

En mi opinión, las personas que complacen en exceso, dando prioridad absoluta a los otros y a los deseos ajenos, que se desatienden a sí mismas por atender a los otros, que se esfuerzan en demasía para satisfacer a los demás, o que complacen pero después se quedan con una sensación desolada y frustrante, deberían revisar qué es lo que hay realmente detrás de su actitud, por qué son tan complacientes. Pueden llevarse una gran sorpresa.

 

Páginas