Reflexiones

APROVECHEMOS LO BUENO DE LO MALO

APROVECHEMOS LO BUENO DE LO MALO

 

 

En mi opinión, todas las personas hemos pasado o pasaremos por momentos de esos que podemos resumir clasificándolos como… “muy malos”.

 

Parece que son inevitables. Y ya sabemos lo que nos aportan: sobre todo dolor, pero también caos personales, confusiones mentales, miedos, dudas, desilusiones, llantos, incomprensión, sufrimientos, etc.

 

Aparentemente, nada positivo y sin duda desearíamos no tener que pasar por ellos. No son agradables. No tienen ninguna gracia.

 

LA LENTITUD EN LOS PROCESOS DE DESARROLLO PERSONAL

LA LENTITUD EN LOS PROCESOS DE DESARROLLO PERSONAL

 

 

En mi opinión, es una queja que no está justificada la de las personas que tratan de salir de una situación de malestar personal –situación que pueden llevar muchos años engordando y arrastrando- y que se expresan frustrados ante la falta de unos avances espectaculares, diciendo cosas del estilo de “no avanzo nada”, “quiero estar bien ya”, etc.

 

CUÍDATE

CUÍDATE

En mi opinión, esta palabra que usamos más como una versión alternativa de “adiós” que como lo que realmente es y significa, la decimos en demasiadas ocasiones sin afectividad, sin ser conscientes de su sentido real.

Cuando decimos CUÍDATE conscientemente, estamos haciendo uso del imperativo que está implícito en la palabra –es una orden: cuídate-, pero también incluye un amoroso deseo, y la ternura y el amor resumidos en esa palabra –cuídate, porque quiero que estés bien-.

Es imprescindible cuidarse.

SI VOLVIERA A NACER…

SI VOLVIERA A NACER…

 

 

En mi opinión, todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida un pensamiento/deseo construido con estas palabras del título o con otras similares. Todos hemos tenido la sensación de no haber aprovechado bien el tiempo, de no haber hecho todas las cosas que queríamos hacer o no haberlas hecho todas del modo correcto; tenemos arrepentimientos acumulados o nos corroe algún remordimiento; todos pasamos por momentos de abatimiento cuando somos conscientes del derroche que hemos cometido al no haber aprovechado bien y del todo nuestra vida.

LO QUE NO FUI, NI SOY… ¿NI SERÉ?

LO QUE NO FUI, NI SOY… ¿NI SERÉ?

 

 

En mi opinión, hay algo que es cierto y evidente: ni el pasado ni el presente nos condenan a seguir como estamos en este momento o como somos en este momento.

 

Tenemos la libertad de hacer cambios. Nada nos condena a seguir siendo lo que no queremos ser o como no queremos ser. Seguir así o no es algo que depende exclusivamente de cada uno y no de las circunstancias actuales o del incómodo pasado.

 

Cada uno tiene la libertad de decidir y de hacer.

 

Páginas