Reflexiones

APRENDER A DECIR ADIÓS

APRENDER A DECIR ADIÓS

En ni opinión, vivir pendiente de asuntos que debieran estar concluidos, pero que no nos atrevemos a cerrar, tiene un consumo innecesario de energía y de presente, porque nos estanca y nos impide desarrollar correctamente el camino correcto de la vida.

En este mundo, y en esta vida, todo tiene un principio y todo tiene un fin. Todo.

Y así hay que aceptarlo.

Las relaciones, y los sucesos, siempre tienen un ciclo y no se debe tratar de llevarlos más allá del que es su fin lógico.

¿QUIÉN SOY YO? O ¿QUÉ SOY YO?

¿QUIÉN SOY YO? O ¿QUÉ SOY YO?

En mi opinión, el hecho de enunciar bien una pregunta nos puede llevar directamente a la respuesta que en realidad buscamos o nos puede derivar hacia otro sitio en el que no la encontraremos por mucho que la busquemos.

Y esto es más delicado aún cuando se trata de preguntas que tienen trascendencia, que son esenciales e inherentes en el Ser Humano, y que necesitan una respuesta satisfactoria y real para la tranquilidad, la paz, y el equilibrio emocional.

AL OTRO LADO DEL MIEDO

AL OTRO LADO DEL MIEDO

 

 

En mi opinión, cruzando al otro lado del miedo -donde hay menos dragones y peligros de los que creemos-, se encuentra aquello que quieres, lo que te gustaría poder hacer, lo que tú mismo te prohíbes, lo que aún no has convertido en realidad.

 

Partimos de una premisa: el miedo no existe. Es una creación mental. Se construye inconscientemente con los pensamientos más negativos, se alimenta en parte de nuestra falta de autoestima o de confianza, lo nutren nuestras dudas y los pensamientos más funestos.

 

NOSOTROS NOS GANAMOS LA SUERTE

NOSOTROS NOS GANAMOS LA SUERTE

 

 

En mi opinión, no siempre tenemos claro de qué estamos hablando cuando nos referimos a la suerte, y creo que es interesante saberlo para diferenciar qué cosas corresponden a la suerte y cuáles son el efecto de alguna causa previa.

 

Si vamos al diccionario nos encontramos con la definición de que la suerte es un “encadenamiento de los sucesos considerado como fortuito o casual”. Según esto, queda claro que es algo en lo que uno no interviene directamente. Parece que son los sucesos quienes actúan por sí mismos.

Páginas