Reflexiones

LA TRISTEZA NO ES PARA QUEDARSE A VIVIR EN ELLA

LA TRISTEZA NO ES PARA QUEDARSE A VIVIR EN ELLA

 

 

En mi opinión, la tristeza es una llamada de atención de uno hacia sí mismo, una invitación a reflexionar sobre lo que le está pasando para poder tomar consciencia real de ello. Es, por tanto, algo que se ha de recibir con los brazos abiertos ya que es muy posible que, del estado de introspección al que nos invita, salgan respuestas o soluciones a asuntos personales que no siempre son visibles y evidentes, aunque estén pululando por nuestro interior y afectándonos.

 

OÍR O LEER SIN REFLEXIONAR ES UNA OCUPACIÓN INÚTIL

OÍR O LEER SIN REFLEXIONAR ES UNA OCUPACIÓN INÚTIL

 

 

En mi opinión, esta frase que pronunció Confucio está llena de sabiduría y contiene en sus palabras una gran verdad indiscutible.

 

Hay un tipo de lectura leve, insulsa o vulgar, que es puro pasatiempo, a la que no se le puede pedir más de lo que ofrece: poder gastar un poco de tiempo en distraerse o dejar de pensar en otra cosa. Es una lectura que, generalmente, va directamente al olvido. Lo mismo pasa con algunas de las cosas que escuchamos: carecen de interés y no requieren de nuestra atención.

NO PONGAS TIRITAS DONDE ES NECESARIO OPERAR

NO PONGAS TIRITAS DONDE ES NECESARIO OPERAR

 

 

En mi opinión, la vida, o las circunstancias, o nuestras propias decisiones personales, nos ponen en unas situaciones que no tenemos más remedio que afrontar en algún momento porque la evitación continuada generalmente no resuelve y sí agrava.

 

Hay cosas que tenemos que hacer aunque no nos guste nada de nada. Y hay veces que tenemos que tomar decisiones duras, drásticas, desagradables, y con el añadido de un temor inevitable al pensar si serán acertadas o nos acarrearán dolor.

 

LOS PEQUEÑOS GRANDES PASOS DIARIOS

LOS PEQUEÑOS GRANDES PASOS DIARIOS

 

 

En mi opinión, las personas que comienzan un Proceso de Mejoramiento o Desarrollo Personal desde el sufrimiento y la desesperación, sin instrucciones precisas y arrastrando una retahíla de miedos, con inseguridades, del todo desconcertados y perdidos, con una voluntad ansiosa y agobiada por querer hacer cambios en su vida, pero con el lastre de la inexperiencia y el desconocimiento, suelen presentar un error importante en su planteamiento: quieren TODOS los cambios que necesitan y los quieren YA.

 

LOS PEQUEÑOS GRANDES PASOS DIARIOS

LOS PEQUEÑOS GRANDES PASOS DIARIOS

 

 

En mi opinión, las personas que comienzan un Proceso de Mejoramiento o Desarrollo Personal desde el sufrimiento y la desesperación, sin instrucciones precisas y arrastrando una retahíla de miedos, con inseguridades, del todo desconcertados y perdidos, con una voluntad ansiosa y agobiada por querer hacer cambios en su vida, pero con el lastre de la inexperiencia y el desconocimiento, suelen presentar un error importante en su planteamiento: quieren TODOS los cambios que necesitan y los quieren YA.

 

¡QUÉ DIFÍCIL ES SER SINCERO!

¡QUÉ DIFÍCIL ES SER SINCERO!

 

 

En mi opinión, ser sincero es una de la actitudes más difíciles de mantener, de respetarla siempre, de manejarla bien, porque estamos acostumbrados a querer escuchar sólo lo que nos interesa escuchar y, por otra parte, usamos la “diplomacia” con tanta asiduidad y tan profusamente que cuando llegar el momento de decir o de recibir una verdad ingrata no sabemos hacerlo bien.

 

NI NUNCA NI SIEMPRE, NI TODO NI NADA

NI NUNCA NI SIEMPRE, NI TODO NI NADA

 

 

En mi opinión, el uso de estas palabras tan tajantes, tan cerradas y que no permiten modificaciones, ni siquiera la opción de una consideración o discusión -porque rayan el fanatismo-, nos perjudican grande y gravemente. Y, de algún modo, también acaban perjudicando a otros.

 

Otras palabras similares, en las que sólo existe el extremo blanco y el extremo negro y no admiten la posibilidad de uno cualquiera de los múltiples grises que existen, también dificultan la vida.

 

EL PELIGRO DE LOS MIEDOS

EL PELIGRO DE LOS MIEDOS

En mi opinión, es muy cierto ese dicho de que “sólo hay que tener miedo a tener miedo”. Y es cierto.

Los miedos, de cualquier índole e intensidad, son peligrosos, dramáticos, traumáticos, paralizantes, minan la Autoestima, crean inquietud y temor… resumiendo: no hacen aportaciones positivas, somos sus víctimas sufrientes, y, sin embargo, en general hacemos poco por escapar de ellos.

Los aceptamos y asumimos como inevitables, y nos equivocamos al hacerlo así.

Páginas