Reflexiones

SE ME OLVIDA VIVIR

SE ME OLVIDA VIVIR

 

Me olvido

siete veces al día

-y algunos días más-

que estoy en el mundo

para vivir.

 

Se me olvida.

 

Tengo tantas cosas

con las que anestesiarme,

tantas tentaciones

con forma de distracciones,

tanta capacidad para el derroche,

que se me van los días

sin mí,

sin mi huella,

sin mi granito de arena,

se van tristes y vacíos

a un pasado que ya está harto

-y saturado-

de días tristes y vacíos.

 

AQUÍ Y AHORA

AQUÍ Y AHORA

 

 

En mi opinión, casi todos somos un poco zoquetes, o muy zoquetes, y por más que nos lo digan, por mucho que nos lo repitan, por mucho que lo leamos una y otra vez, cuando se presenta esto del AQUÍ Y AHORA, nos impacta el tiempo justo para que llegue el olvido y se lo lleve.

 

Elucubramos sobre el AQUÍ Y AHORA, aparentamos que tomamos consciencia de ello, y nos ponemos reflexivos y circunspectos, pero pocas personas son las que realmente toman consciencia de esa realidad y obran de acuerdo con ella.

 

PREGUNTAR Y PREGUNTARSE

PREGUNTAR Y PREGUNTARSE

 

 

En mi opinión, muchas personas se equivocan cuando se empeñan en establecer como cosas distintas lo que en realidad es una sola cosa e indivisible.

 

Entienden que en sí mismos conviven –por lo menos- dos asuntos dispares, uno de los cuales es IMPORTANTE porque contiene lo trascendente, lo espiritual, lo divino, la bondad, el amor… mientras que la otra parte se nutre de los menos interesante: LO COTIDIANO, lo vulgar, lo malo, los errores, lo que no tiene valor…

 

OLVIDAR ES BUENO, PERO...

OLVIDAR ES BUENO, PERO…

 

 

En mi opinión, olvidar lo desagradable es bueno, pero no antes de tiempo. Ni más tarde.

 

Antes de enviar las cosas y las experiencias ya vividas al olvido –porque no nos encantan y su presencia nos perjudica- es necesario extraerles la enseñanza que todas las cosas que nos suceden llevan implícita.

 

Olvidar sin más, pretendiendo alejar la mala experiencia sin que nos deje poso, no siempre es buena idea.

 

CADA UNO DEBE LLENAR SU PROPIA VIDA

CADA UNO DEBE LLENAR SU PROPIA VIDA

 

 

En mi opinión, lo bueno -para unos- o lo malo -para otros-, es que la vida la tiene que llenar cada uno con lo que quiera.

 

Que viene vacía de contenido y es cada uno quien tiene que poner en ella lo que considere más adecuado para estar a gusto, para ser feliz, o para llegar a apreciar la sensación de plenitud y de sentirse a gusto con la propia vida.

 

Páginas