Reflexiones

DEJAR IR A LAS PERSONAS DE NUESTRA VIDA

DEJAR IR DE NUESTRA VIDA A LAS PERSONAS

 

 

En mi opinión, eso de no permitir que las personas –y la vida- sigan su cauce, y que dejen de estar con nosotros cuando ya ha terminado el tiempo de la relación, es un asunto que causa mucho sufrimiento, y éste se podría suavizar o eliminar si aplicásemos la aceptación.

 

LAS PERSONAS SE VAN

 

Y aceptar que esto es así, que tienen la opción de dejarnos cuando lo consideren conveniente, o cuando su tiempo de estar a nuestro lado ha concluido, es lo más sensato que se puede hacer.

 

EL ESPEJO Y TÚ

EL ESPEJO Y TÚ

 

 

En mi opinión, mirarse con los ojos abiertos en un espejo es más duro que mirarse con los ojos cerrados en el interior. En este segundo caso, parece que la ausencia innegable e inevitable de unos ojos penetrantes que te indagan desde el espejo, silenciosa pero sólidamente, hace un poco más sencilla la situación.

 

LOS MOMENTOS IMPORTANTES

LOS MOMENTOS IMPORTANTES

 

 

En mi opinión, una de las cosas que le dan un valor superior a la vida es la cantidad de momentos importantes que nos aporta.

 

Son momentos que pueden alcanzar la categoría de mágicos, extraordinarios, emocionantes, enternecedores… incluso milagrosos.

 

Están ahí. Algunos suceden aunque nosotros no hagamos nada para provocarlos, y tienen ya por sí mismos esa importancia que los convierte en despampanantes.

 

¿ATIENDES TUS NECESIDADES?

¿ATIENDES TUS NECESIDADES?

 

 

En mi opinión, no están del todo acertados aquellos que anteponen la atención al prójimo a la atención a sí mismos.

 

Atender a los otros prioritariamente suena como mucho más cristiano, más amoroso, más abnegado, y de un sacrifico que requiere cuanto menos la adjudicación a perpetuidad de una parcela en el Cielo.

 

Algunos dicen “pues yo sacrifico todo por los demás” y se ponen una medalla, o se ponen una aureola dorada que flota sobre su cabeza con la misma delicadeza que lo hacen sobre los Santos.

REINVENTARNOS

REINVENTARNOS

 

 

En mi opinión, esta palabra define perfectamente una tarea que casi todas las personas tenemos pendiente de realizar. Es una lástima que no exista en el diccionario, así que tendré que usar una similar: REHACERNOS.

 

Es cierto que algunos hemos comenzado ya en esto de REHACERNOS, incluso llevamos años en ello, pero es algo de lo que no se debe descansar, algo que nunca se da por concluido, algo que estará con nosotros hasta el último día de nuestra vida.

 

PIENSA EN LO POSITIVO ANTES DE ENFRENTARTE A LO NEGATIVO

PIENSA EN LO POSITIVO ANTES DE ENFRENTARTE A LO NEGATIVO

 

 

En mi opinión, las personas llevamos en alguna parte escondido –o muy a la vista y muy notables, según los casos- un enemigo que no colabora con nosotros, o no lo hace de un modo provechoso, ya que lo único que hace es aflorar las cosas personales que no nos agradan, se encarga de echarnos en cara nuestras fallos y errores, lo tiñe casi todo de un color fúnebre descorazonado, pone pegas, desanima, menosprecia… en fin: es nuestro reprochador particular.

 

APRENDE A RELATIVIZAR

APRENDE A RELATIVIZAR

 

 

En mi opinión, saber relativizar, lo mismo que ser ecuánime, o ser desapasionado, o ser imparcial, incorruptible, ponderado, razonable, o ser íntegro, son cualidades muy preciadas cuando se trata de evaluar con claridad las cosas que nos suceden, los acontecimientos que vivimos, o incluso los sentimientos y variaciones por los que uno transita.

 

Páginas