Reflexiones

NO PUEDES ESCAPAR DE TI

NO PUEDES ESCAPAR DE TI

 

En mi opinión, esta fantasía que probablemente haya ocupado tu mente en alguna ocasión –aunque no hayas estado presente conscientemente en eso- es algo, lógicamente, imposible.

 

No puedes escapar de ti. Lo sabes.

 

Es un deseo ocasional y disparatado al que conviene no aferrarse porque es dañino y contraproducente.

 

"NO LO SÉ" PUEDE SER UNA RESPUESTA DIGNA

“NO LO SÉ” PUEDE SER UNA RESPUESTA DIGNA

 

 

En mi opinión, no deberíamos conformarnos nunca con una respuesta que sea “no lo sé”. Incluso aun cuando sea cierto que no se sabe.

 

Estoy en desacuerdo con esa respuesta cuando con ese “no lo sé” lo que se pretende es dar por cerrada la duda –para no enfrentarse a la realidad- y entonces se deja de ese modo a la pregunta sin respuesta.

 

¿QUÉ HACER CUANDO NO APETECE HACER NADA?

¿QUÉ HACER CUANDO NO APETECE HACER NADA?

 

 

En mi opinión, a veces uno llega a sentir la sensación de que no le apetece hacer nada, que nada le parece lo suficientemente atractivo o estimulante como para ponerse a hacerlo.

 

Es estos casos conviene conocer el origen de ese estado, ya que no es lo mismo estar apático que deprimido, ni es lo mismo la vagancia que la irresponsabilidad.

 

Y cuando uno busca ese origen ha de ser, por supuesto, absolutamente sincero y no disfrazar una cosa de otra o denominarla con un nombre distinto.

 

DESHAZTE DEL PASADO

DESHAZTE DEL PASADO

 

 

En mi opinión, deshacerse del pasado, concretamente de esa parte del pasado tan negativa, auto-agresiva, o lastimada, que casi todos llevamos a cuestas, es una de las mejores cosas que uno puede hacer por sí mismo.

 

Parece que todos llevamos dentro un masoquista que se empeña en recordarnos todo lo “grave” que hemos hecho, los “errores” que hemos ido acumulando, la retahíla de “equivocaciones”, los “fracasos”, las cosas que deberíamos hacer y no hicimos y aquellas otras que hicimos y no fueron acertadas. ¡Qué incómodo!

 

AFERRARSE AL DOLOR

PARA QUÉ AFERRARSE AL DOLOR

 

 

En mi opinión, el aferramiento al dolor -en el que muchas personas se obstinan en permanecer- es del todo contraproducente, es nocivo, es grave, pero a pesar de todo algunas personas siguen ahí, dolientes, absurdas, mientras se martirizan inútil e innecesariamente y con resultados nefastos.

 

HAY COSAS EN LAS QUE HAY QUE SER IRREDUCIBLE

HAY ASUNTOS EN LOS QUE HAY QUE SER IRREDUCIBLES

 

 

En mi opinión, conviene tener muy claros aquellos asuntos en los que somos sosegados y podemos aceptar una negociación, o incluso “perder” sin que ello nos cree problemas, y hay que saber también cuáles son los innegociables, en los que uno no está dispuesto a hacer ninguna concesión, los que son “sagrados” en la escala de valores personal y como tales no se pueden ni siquiera cuestionar.

 

Páginas