Reflexiones

QUE NADA TE HAGA PERDER TU RISA

QUE NADA TE HAGA PERDER TU RISA

 

 

En mi opinión, la capacidad de reír es algo que no deberíamos perder nunca. Podemos dejarla sin usar en ciertos momentos que requieren seriedad, o en momentos de tristeza –que hay que atenderlos y respetarlos cuando se presentan-, pero no debemos perderla definitivamente. Ni siquiera dejarla sólo para ocasiones muy esporádicas.

 

QUE NADA TE HAGA PERDER TU RISA.

 

ME ASOMBRO DE MI VIDA

ME ASOMBRO DE MI VIDA

En mi opinión, el hecho de adjudicarle a nuestra propia vida la depreciación de la cotidianeidad, de estar acostumbrados a nuestra insistente continuada presencia, de poder vernos siempre en todos los sitios y a todas horas, hace que no le demos importancia a ese hecho tan excepcional que es convivir con uno mismo.

NO BASTA CON PARECER: HAY QUE SER

NO BASTA CON PARECER: HAY QUE SER

 

En mi opinión, en ocasiones somos capaces de llegar a tergiversar la realidad con naturalidad convirtiéndonos en cómplices de nuestras propias mentiras y auto-engaños, inventando verdades que no son ciertas, pasando por alto la parte de la realidad que no nos agrada, y poniendo a la vista y en primer plano algo que se asemeja al ideal que nos gustaría ser.

 

CUIDADO CON LO QUE HACEMOS: NUESTROS HIJOS NOS COPIAN

MUCHO CUIDADO CON LO QUE HACEMOS: NUESTROS HIJOS NOS COPIAN

 

 

En mi opinión, en esa inconsciencia tan repetitiva de ser padres amateurs y no estar preparados adecuadamente para educar bien a nuestros hijos, cometemos torpezas que pueden llegar a ser irreparables.

 

Es demasiada la responsabilidad que conlleva criar bien a nuestros hijos como para que lo hagamos despreocupadamente y faltos de preparación.

 

ES CONVENIENTE CAMBIAR "TENGO QUE" POR "QUIERO"

ES CONVENIENTE CAMBIAR  “TENGO QUE” POR “QUIERO”

 

En mi opinión, aún nos sentimos condicionados -casi siempre inconscientemente-, por esas auto-imposiciones que comienzan siempre con un “tengo que…” En muchas ocasiones es cierto eso de “tengo que” –en el trabajo, por ejemplo-, pero en muchas otras ocasiones ese mismo “tengo que” puede sustituirse por “quiero”, por “decido”, por “es mi deseo”.

 

LA ACEPTACIÓN NO IMPLICA RESIGNACIÓN

LA ACEPTACIÓN NO IMPLICA RESIGNACIÓN

 

 

En mi opinión, estas son dos cosas que no tienen por qué ir juntas pero habitualmente se asocian como indisolubles, y se cree que cuando uno acepta algo de lo que le sucede en su vida –sobre todo si es algo indeseado o desagradable- es porque se ha resignando, pero de mala gana, con una sensación de frustración o derrota, y con la tristeza añadida de no poder rebelarse o rechazarlo.

 

Y no es así.

 

VALEN MÁS LOS SENTIMIENTOS QUE LA VERDAD

VALEN MÁS LOS SENTIMIENTOS QUE LA VERDAD

 

 

En mi opinión, el poder que puede alcanzar nuestra mente llega a ser tan desorbitado que incluso puede imponerse a la realidad y tener más afectación que la propia realidad.

 

Está muy comprobado que en la infancia afecta más los sentimientos que se recuerdan, o que se almacenaron junto con cada hecho –porque así fue como lo que sentimos-, que el propio hecho histórico.

 

LOS ABRAZOS

LOS ABRAZOS

 

 

Pocas cosas hay que sean más reconfortantes, y más humanas, que los abrazos sinceros.

 

Un abrazo nos pone en comunión con la humanidad del otro y con la nuestra propia.

 

Nos confirma el sentimiento de hermanamiento que no somos capaces de dar o recibir en lo cotidiano.

 

Páginas