Reflexiones

NO TE ENFADES CUANDO PRETENDAN ENFADARTE

NO TE ENFADES CUANDO PRETENDAN ENFADARTE

 

 

En mi opinión, no reaccionamos del mejor modo cuando alguien pretende enfadarnos mediante un insulto, un desplante, un menosprecio, o cualquiera de esas cosas con las que otro puede herir A NUESTRO EGO, y en lugar de hacer caso a ese sabio consejo de no tomarse las cosas como algo personal, estallamos y nos alteramos violentamente y respondemos con otra ofensa superior o, en algunos casos, con violencia física.

 

VIVIR ES UN RIESGO Y HAY QUE ARRIESGARSE

VIVIR ES UN RIESGO Y HAY QUE ARRIESGARSE

 

 

En mi opinión, estar en el mundo, y en la vida, y VIVIR, comporta una continuidad diaria de riesgos con los que hay que convivir. No hay otro remedio. Son inevitables.

 

Lógicamente, uno trata de minimizarlos, de resolverlos rutinariamente, de no dar importancia a los que no tienen importancia, pero están ahí y no siempre se consigue eludirlos o resolverlos bien. 

 

LO HUMANAMENTE POSIBLE

LO HUMANAMENTE POSIBLE

 

 

En mi opinión, tiene razón el señor Guy Braeckman cuando dijo algo que resonó dentro de mí con una gran fuerza de convicción, muy rotundo, y al mismo tiempo, me dejó asombrado como si fuera la primera vez que observara eso. En ese momento, fue como un gran descubrimiento. No era necesario que diera más explicaciones. Algo dentro de mí lo asumió como propio y como ancestral.

¿TE CONFORMAS CON TENER UNA VIDA MEDIOCRE?

¿TE CONFORMAS CON TENER UNA VIDA MEDIOCRE?

 

 

En mi opinión, una vida mediocre no es aquella en la que no existen los lujos, ni lo deslumbrante, ni el éxito al que otros han llegado. Cada uno tiene sus circunstancias, sus condicionamientos y sus límites, sus posibilidades y sus medios, pero a pesar de todas estas restricciones y partiendo de aquello a lo que se tiene acceso, cada uno puede hacer que su vida tenga magia, esperanza, maravilla, alegría, felicidad, y brillo.

 

LA FELICIDAD NO ERA ESTO

LA FELICIDAD NO ERA ESTO

 

 

En mi opinión, la falta de criterio y de realidad cuando uno sueña en su infancia con la felicidad, o en su juventud, incluso cuando es adulto, hace que equivoquemos los rumbos, que busquemos sin saber lo que buscamos y sin saber dónde buscamos, y que todo símil de felicidad nos parezca insuficiente porque no se acerca al altísimo –pero inestable- pedestal donde la ponemos.

 

QUIEN TIENE LA VOLUNTAD, TIENE LA FUERZA

QUIEN TIENE LA VOLUNTAD, TIENE LA FUERZA

En mi opinión, este es uno de esos títulos que no necesitaría de un texto posterior que añadiera algo o tuviera que aclararlo.

Es tan rotundo, tan directo, y lleva tal verdad concentrada, que debiera ser una sentencia de esas que llegan al corazón directamente sin necesidad de la interpretación erudita o intelectualoide de la mente.

Directa al corazón.

Páginas