Trastornos de Ansiedad: Ataque de Pánico, Crisis de Pánico

  • Posted on: 31 August 2015
  • By: Lucy
Trastornos de Ansiedad: Ataque de Pánico, Crisis de Pánico

Ansiedad:

Ansiedad se denomina también al concepto de angustia. La ansiedad es normal y habitual en la vida psíquica de toda persona. Es el modo en que la emoción surge ante la incertidumbre, o ante expectativas que aparecen como negativas relacionadas con un hecho o situación por venir.

Cuando aparece la Ansiedad, es acompañada por distintas manifestaciones de tipo Viscerales: disnea, nudo en el estomago, premura vesical, cólicos intestinales, opresión precordial, palpitaciones, taquicardia.
Motoras: tensión, inquietud, inhibición, agitación.

La Ansiedad desde el Punto de Vista Evolutivo:
Como ser vivo que es el sujeto humano, tiene una herencia filogenético por la que posee un sistema natural de alarma, llamado arousal y éste le permite que se active en forma normal el SNC (sistema nervioso central), para permitir que se produzca la función de adaptación del sujeto viviente, para anticiparse a los peligros, para detectar las amenazas sobre su vida y por ende poner a accionar, activar todas las conductas necesarias tanto para enfrentarlas como así también para evitarlas.
Es este sistema el que permite que tanto el animal como el hombre hayan podido sobrevivir a los peligros.
Pero ocurre con el hombre que estos peligros pueden estar en el afuera, en el ambiente y también en su propio cuerpo, es decir autoprovocados por su mente.
Esto provoca:

  • Temor: la persona identifica aquello que le genera ansiedad.
  • Miedo: la persona reacciona de manera brusca con temor e intenso estado de agitación. La persona siente temor a enfrentar ciertas situaciones, y afirma haber sentido miedo ante aquello que considera amenazante.
  • Fobia: la persona tiene y manifiesta reacciones de miedo que son desproporcionadas si consideramos al estimulo que las produce, es decir estimulo es la cosa o circunstancia que afecta a la persona. Ante la situación fóbica el sujeto siente un irrefrenable impulso de huir o de evitar la situación y por todos los medios.

La Función Adaptativa de la Ansiedad

El miedo y la ansiedad no son patológicos en si mismos pues son mecanismos naturales y protectores necesarios para la vida pues como especie animal, están en nosotros con la finalidad de prevenir los peligros y amenazas para la vida y la continuación de la especie.
Estas reacciones defensivas deben ser naturalmente rápidas y suficientes para ser eficaces, por esto es lógico que se tienda a amplificarlas, ya que en la naturaleza cualquier tipo de error en este sentido se suele pagar con la vida. Entonces por esto es que en forma natural tendemos a ver peligros, errores en donde no los hay. Es esta sobrerreaccion que se extiende también a la reacción de defensa y de huida. Y esto explica que sean tan exageradas las reacciones emotivas tanto en fóbicos como en ansiosos.

La Ansiedad y sus Significados

Como dije anteriormente tanto la alarma ante el peligro como así también su amplificación, son necesarias para identificar en forma eficaz tanto situaciones, objetos, otros animales, que puedan ser una amenaza o peligro. Esta señal o alarma puede ser determinado en forma natural (genética) o puede ser aprendida, esto tanto para hombres como para animales, en los que se ha probado que la experiencia es muy importante para ellos en su defensa.
La ansiedad tiene su máxima expresión en las crisis de angustia y pánico. En estas circunstancias la persona siente que le falta el aire, tiene palpitaciones, sudoraciones, temblor e inestabilidad. También le ocurre un hecho significativo toda vez que percibe su alrededor como extraño, cambiado, siente que está como “en una nube” (desrealización). No tiene claridad de pensamiento, su pensamiento es confuso. Siente que pierde el control, y posteriormente vive con anticipación el temor a volver a vivenciarlo.

En el ataque de Pánico

Crisis de Pánico: Durante el ataque de pánico el enfermo tiene un “repentino estado de temor (fright) que se acompaña de sus intentos desesperados por buscar seguridad y auxilio”. Los síntomas físicos son tan intensos, tan bruscos, que el enfermo siente que las consecuencias de este ataque serán muy graves, pues él cree o vivencia que:

  • Está teniendo un ataque cardiaco o infarto
  • Siente que se muere
  • Siente que pierde la razón
  • Siente que tiene un desmayo inminente
  • Dolor precordial
  • Falta de aire con sensación de ahogo
  • Taquicardia
  • Visión borrosa
  • Opresión en la cabeza
  • Debilidad en las piernas

Todos estos síntomas se presentan en un gran cuadro de agitación, y también a la vez siente un irresistible impulso por huir de la situación. Hay otros pacientes que sienten un bloqueo y también incapacidad de reaccionar.
El enfermo ante todos estos signos que le muestra el ataque de pánico tiene la sensación de desastre inminente. Comienza a manifestar confusión al pensar y siente que se esta volviendo loco. Y como todo esfuerzo que para suprimir o evitar los síntomas, es inútil, temen el descontrol y las consecuencias de manifestarse en publico con conductas que lo avergüencen. Además cree que si está solo al sufrir una crisis, sin algún familiar o conocido cerca, puede ocurrirle algo realmente grave, no se queda solo, ni en su casa, como así tampoco sale de su casa sin compañía. Por ende su vida se perturba tanto en lo familiar, social y laboral, se dañan sus vínculos, y se ve afectado en la faz económica.
Todo esto le agrega a su sufrimiento la sensación de insuficiencia, de vulnerabilidad, que amplían su sufrimiento.

Pero, luego del ataque queda el miedo ¿y cuando será la próxima vez?
El ataque de pánico puede ocurrir por agorafobia (miedo a los espacios abiertos) y en algunos casos por claustrofobia (miedo al encierro).
También se produce una sensación de peligro o muerte inminente acompañada de la urgente necesidad de escapar.

Para que la Crisis de Pánico sea completa se tienen que presentar por lo menos 4 de los siguientes síntomas somáticos o cognoscitivos:

  • Palpitaciones, sacudidas del corazón o aumento de la frecuencia cardiaca (taquicardia).
  • Sudoración.
  • Temblores o sacudidas.
  • Sensación de ahogo (asfixia) o falta de aliento.
  • Opresión o malestar torácicos.
  • Trastornos gastrointestinales: nauseas o molestias.
  • Inestabilidad, mareo o desmayo.
  • Despersonalización.
  • Desrealización.
  • Miedo a perder el control.
  • Miedo a volverse loco.
  • Miedo a sufrir un infarto.
  • Miedo a morir.
  • Parestesias.
  • Escalofríos o sofocaciones.
  • Ruborización.

Una Crisis de Pánico es Completa, cuando se pueden detectar por lo menos 4 síntomas de los enumerados.

Una Crisis de Pánico es Sintomática Parcial o Limitada, cuando se dan menos de 4 síntomas.

Hay 3 Tipos Característicos de Crisis de Pánico:

se diferencian por la presencia o ausencia de desencadenantes ambientales.
Inesperadas: No están relacionadas con estímulos ambientales, aparecen sin ningún motivo e inesperadamente.
Situacionales: Se producen exclusivamente ante el estimulo ambiental, ya sea después de la exposición o anticipadamente a éste (ej. ver un perro, o una serpiente desencadena automáticamente la crisis).
Mas o menos relacionadas con una situación determinada: Hay una mayor probabilidad que aparezca la crisis cuando el sujeto se expone al estimulo, pero no siempre aparece la crisis, a veces si, otras no. Tampoco la crisis se da siempre luego de la exposición (ej. la crisis se produce cuando la persona conduce un coche, pero no siempre cuando conduce, o bien la padece luego de haber terminado de manejar).

¿Y dónde se presenta la crisis?
La crisis de pánico se presenta de día, generalmente lejos de su casa, y en situaciones o lugares que tienen condiciones agorafóbicas como calles, comercios, muchedumbres, transportes públicos, oficinas públicas, cines, teatros, lugares públicos, bancos, cuando realiza trámites, cuando se queda solo en casa.

¿Y cuando se presenta la Primera Crisis de Pánico?
Hay algunos casos en que la primera crisis se presenta cuando esta en su casa.
Los hechos que desencadenan esta crisis son por lo general un aumento de responsabilidades y/o demandas, a las cuales el sujeto las puede sentir tanto deseadas como temidas.
Se ha comprobado tanto para los hechos que precipitan la primera crisis, como para las recaídas que se han producido en su vida situaciones como:
Enfermedad grave o muerte de un familiar o allegado.
Cambios sociales o laborales que signifique mayor responsabilidad.
El estar en una etapa de cambio hacia otra etapa de la vida.

En cuanto a la frecuencia del ataque de pánico:
Moderado, cuando la frecuencia es semanal o con mayor espacio entre una y otra crisis.
Grave, cuando las crisis se presentan diariamente o varias veces a la semana.

loading...
Seccion: 
loading...
Loading...