Blog de Francisco de Sales

CÓMO CONVIVIR BIEN CONTIGO

CÓMO CONVIVIR BIEN CONTIGO MISMO

En mi opinión, y sobre todo quienes estamos en un Proceso de Desarrollo Personal, somos exigentes en demasía y hasta un poco intransigentes con nosotros mismos.

Nos exigimos una perfección que no tenemos, a la cual –de momento- no podemos hacer otra cosa más que aspirar a ella. 

No hemos llegado a alcanzarla, y tal vez –y realmente esto no es motivo para desesperarse- no lleguemos nunca.

¿QUÉ VA A QUEDAR DE TI CUANDO MUERAS?

¿QUÉ VA A QUEDAR DE TI CUANDO MUERAS?

 

 

En mi opinión, no somos del todo conscientes de las cosas que vamos haciendo a lo largo de la vida que, de algún modo, pueden dejar un recuerdo de nuestro paso por la vida de los otros.

 

Es evidente que algún día faltaremos, y que algún día alguien pensará en nosotros –en su relación con nosotros-, y es de suponer que también habrá alguien que nos recordará.

 

¿Cómo nos recordará?

 

Eso es importante. O es algo a lo que hay que darle importancia.

 

NO CONFUNDAS TU OPINIÓN CON LA VERDAD

NO CONFUNDAS TU OPINIÓN CON LA VERDAD

 

 

En mi opinión, una de las cualidades que más necesitamos desarrollar los Seres Humanos es la humildad. Si lo hiciésemos, y lo hiciésemos bien, desaparecería esa presunción y esa pretenciosidad que usamos a veces de creer que nuestras opiniones son la única verdad, la verdad absoluta.

 

LOS QUE NOS ROBAN LA VIDA

LOS QUE TE ROBAN LA VIDA

 

 

En mi opinión, nuestro bien más preciado –porque no se puede comprar más y no se puede recuperar- es la vida. Por costumbre, la llamamos también “tiempo”, y hacerlo así es perjudicial ya que el tiempo lo entendemos como algo distinto, como algo que no estuviese relacionado directamente con la vida, sino con el reloj.

 

Hay ladrones de vida a los que les consentimos que lo hagan. Es más, incluso colaboramos con ellos para que lo hagan. Y lo hacen con tanta impunidad que nos parece “normal” y reincidimos sin darnos cuenta.

QUE TU PASADO NO CONDICIONE TU FUTURO

QUE TU PASADO NO CONDICIONE TU FUTURO

 

 

En mi opinión, esa “certeza” que arrastramos -porque la hemos copiado de otros- de que el pasado condiciona y define el futuro es solamente cierta en parte y en casos concretos.

 

Lo cierto es que el pasado puede aportarnos sus experiencias y enseñanzas de cara al futuro, pero no nos condena a nada que no aceptemos nosotros voluntariamente como condena. Siempre podemos escapar del pasado.

 

¿Y QUIÉN SOY YO PARA JUZGAR?

¿Y QUIÉN SOY YO PARA JUZGAR?

 

 

En mi opinión, esa costumbre de juzgar a los demás es una licencia que se toma nuestro ego, porque tiene la necesidad de destacar por encima de los demás (así es él…) y cuando juzga a alguien, siempre busca quedar por encima de ese alguien.

 

Creemos que es el otro –siempre- el que se equivoca, el que hace las cosas mal, y con ello el ego propio se regodea en el placer de creerse superior al otro, más listo, más perfecto.

 

Es el ego el que enjuicia.

¿HAY QUE PREVER O HAY QUE PREOCUPARSE?

¿HAY QUE PREVER O HAY QUE PREOCUPARSE?

 

 

En mi opinión, el hecho de no tener claro lo que son cada una de las cosas con las que tratamos nos aboca a padecer en muchas ocasiones un sufrimiento innecesario del todo.

 

La preocupación lleva implícita una predisposición negativa o pesimista ante lo que se está tratando, de modo que al estar influidos ya desde antes de afrontar lo que sea que tengamos que afrontar, ya estamos en inferioridad de condiciones y preparados para rendirnos al mínimo embate de la vida.

 

ABUSOS SEXUALES A NIÑOS Y NIÑAS

ABUSOS SEXUALES A NIÑOS Y NIÑAS

 

 

En mi opinión, toda la atención que se le dedique a erradicar esta dolorosísima lacra, esta depravación imperdonable, es imprescindible.

 

Ante la mínima sospecha de que un niño/niña se pueda encontrar en una situación de abuso hay que mover cuanto sea necesario para evitarlo; hay que denunciar e implicarse personalmente para evitar que sigan padeciendo ese tormento.

 

APRENDER A DESAPRENDER

APRENDER A DESAPRENDER

En mi opinión, creemos estar muy convencidos –o, por lo menos, bastante seguros- de lo que hemos utilizado hasta ahora para andar por la vida, sobre todo porque eso nos transmite una seguridad –relativa, porque no siempre es cierta-, y por eso nos resulta un poco incómodo hacer cambios.

Lo que hemos aprendido se lo debemos a nuestros padres y educadores, que nos han instruido, en el mejor de los casos, más con buena voluntad que con conocimiento.

HAZ TU PLAN DE VIDA

HAZ TU PLAN DE VIDA YA

 

 

En mi opinión, desatendemos un asunto de tantísima importancia -del que puede depender nuestra satisfacción o insatisfacción, la sensación de éxito o de fracaso-, como es el hecho de tener un Plan de Vida, o sea, qué es lo que queremos hacer y lo que vamos a hacer con nuestra vida.

 

Páginas