Psicologia

PALOMA... Ni una menos (Lic. Adriana Santagapita).

  • Posted on: 7 February 2017
  • By: adriana

Ella, Paloma, está en su balcón pintando las paredes llenando de colores los oscuros recovecos de su alma. Ahí es libre, no piensa, solo traza formas que alivian. Se escucha suave pero claro desde la computadora un tema de Gabo Ferro:

“Para traerte a casa te he escrito un cuento.

Un cuento que ha germinado entre el deseo y el tiempo.

Donde un cazador lastima a una paloma dormida.

No tira para matarla, tira solo para herirla.”

Psicólogos explicaron por qué las personas en extremo inteligentes tienen pocos amigos

Sin duda, tener amigos es necesario, y la constante comunicación con la gente tiene sus ventajas. Los científicos decidieron responder la pregunta: ¿realmente hay que tener amigos para ser feliz y estar plenamente satisfecho con la vida? Y llevaron a cabo esta investigación. En este estudio participaron 15.000 personas en edades entre los 18 y 28 años, que viven en lugares con una densidad de población diferente y se comunican con sus amigos con distinta frecuencia.  Una revista británica de psicología publ

Sin duda, tener amigos es necesario, y la constante comunicación con la gente tiene sus ventajas. Los científicos decidieron responder la pregunta: ¿realmente hay que tener amigos para ser feliz y estar plenamente satisfecho con la vida? Y llevaron a cabo esta investigación. En este estudio participaron 15.000 personas en edades entre los 18 y 28 años, que viven en lugares con una densidad de población diferente y se comunican con sus amigos con distinta frecuencia.

Una revista británica de psicología publicó unos sorprendentes resultados

Psicólogos explicaron por qué las personas en extremo inteligentes tienen pocos amigos

Psicólogos explicaron por qué las personas en extremo inteligentes tienen pocos amigos

Sin duda, tener amigos es necesario, y la constante comunicación con la gente tiene sus ventajas. Los científicos decidieron responder la pregunta: ¿realmente hay que tener amigos para ser feliz y estar plenamente satisfecho con la vida? Y llevaron a cabo esta investigación. En este estudio participaron 15.000 personas en edades entre los 18 y 28 años, que viven en lugares con una densidad de población diferente y se comunican con sus amigos con distinta frecuencia.

Una revista británica de psicología publicó unos sorprendentes resultados

Un niño feliz es ruidoso, inquieto, alegre y revoltoso

Un niño feliz es ruidoso, inquieto, alegre y revoltoso

Aunque no nos gusten, debemos entender que el hecho de que los niños no paren quietos es normal. Están en la edad de descubrir y experimentar, y no deberíamos coartarles.

Un niño feliz, que disfruta interactuando y descubriendo el mundo, es ruidoso y revoltoso. Ahora bien, en los últimos tiempos está apareciendo un movimiento que nos llama mucho la atención y que nos preocupa: la “niñofobia”.

Los terribles daños que causan los "padres helicóptero" al volar sobre sus hijos incesantemente

Los terribles daños que causan los "padres helicóptero" al volar sobre sus hijos incesantemente

Este término surgió en el año 1969, cuando Haim Ginnott escribió en su libro Between Parent & Teenager: “mi madre sobrevolaba sobre mí como si fuera un helicóptero”. Más tarde, en los años 2000, se retomó para hacer referencia a un fenómeno que se estaba extendiendo entre las familias de clase media de los países más desarrollados.

Hijos perfectos, niños tristes: la presión de la exigencia

Hijos perfectos, niños tristes: la presión de la exigencia

Los hijos perfectos no siempre saben sonreír, ni conocen el sonido de la felicidad: temen cometer errores y nunca alcanzan las elevadas expectativas que tienen sus padres.

Su educación no está basada en la libertad ni en el reconocimiento, sino en la autoridad de una voz estricta y demandante.

En la actualidad, la depresión en adolescentes es un problema muy grave, y muchas veces radica en la exigencia desmedida por parte de los padres. Resultando una posible falta de autoestima, ansiedad y un elevado malestar emocional.

Páginas