Artículos Relacionados

Si eres de aguantarte las ganas de orinar...deberías lee esto

¿Qué tan malo es aguantar las ganas de orinar?

Tienes ganas de orinar, pero hay un email que enviar, y tal vez otro después o alguna tarea en la casa o el trabajo.

O prefieres esperar a llegar a tu casa antes que usar un baño público en dudosas condiciones de higiene.

Acabas esperando tanto que cuando finalmente vas al baño lo haces casi a los saltos con una vejiga a punto de explotar.

Es común postergar ir al baño a orinar a pesar de que el cuerpo lo pida. Pero ¿es malo para salud?

¿Calmas a los niños con un celular o Tablet? Entérate del daño que les estás haciendo

¿Calmas a los niños con un celular o Tablet? Entérate del daño que les estás haciendo

Quienes tienen la fortuna de ser padres, seguramente saben lo complicado y también desesperante que puede llegar a ser el tener que calmar a un niño cuando éste se encuentra enojado, llorando o haciendo berrinche. La mayoría no está seguro de lo que en realidad desean o simplemente no se toman el tiempo de averiguarlo y lo que más fácil se les hace es darles algo para que se entretengan y dejen ese comportamiento desquiciante.

El cuerpo grita, lo que la boca calla

El cuerpo grita, lo que la boca calla

Las emociones, en especial el sufrimiento, la rabia, el dolor y el estrés, suelen relacionarse con cada una de las enfermedades que sufre el ser humano.

Si bien las afecciones físicas tienen una explicación científica y hasta un tratamiento para su cura, hay quienes manejan la teoría de que todo deriva de las emociones.

Incluso, los médicos recomiendan ante la enfermedad mantener el buen humor, el bienestar y la calidad de vida. Hasta se apegan a terapias alternativas que mejoren el ánimo y den visiones positivas, siempre que no se abandone el tratamiento farmacológico.

Los niños pasan menos tiempo al aire libre que los presos

Los niños pasan menos tiempo al aire libre que los presos

Los niños pasan menos tiempo al aire libre que los presos. Los hijos se han convertido en trofeos para sus padres y, como todo trofeo que se precie, deben estar a buen recaudo, preferentemente entre las cuatro paredes de casa, donde supuestamente estarán seguros. De hecho, la tendencia a encerrar a los niños en el hogar para protegerles de los peligros que les acechan allá “afuera” es cada vez más preocupante. 

Hijos perfectos, niños tristes: la presión de la exigencia

Hijos perfectos, niños tristes: la presión de la exigencia

Los hijos perfectos no siempre saben sonreír, ni conocen el sonido de la felicidad: temen cometer errores y nunca alcanzan las elevadas expectativas que tienen sus padres.

Su educación no está basada en la libertad ni en el reconocimiento, sino en la autoridad de una voz estricta y demandante.

En la actualidad, la depresión en adolescentes es un problema muy grave, y muchas veces radica en la exigencia desmedida por parte de los padres. Resultando una posible falta de autoestima, ansiedad y un elevado malestar emocional.

Páginas